Ir de pintxos

Hace más de medio siglo (1946) en el bar Casa Valles se ofrecían junto al porrón de vino tapas de aceitunas, guindillas y anchoas. A uno de los clientes le gustaba juntar los tres sabores en un palillo y comerlo todo junto. Esta combinación en seguida empezó a gustar al resto de clientes y amigos, con lo que el propietario de Casa Valles decidió sacar también esa nueva banderilla, una aceituna, una guindilla y una anchoa ensartadas en un palillo a la que bautizaron con el nombre de Gilda por la película de Rita Hayworth estrenada ese mismo año. Poco podrían imaginar entonces que esta humilde banderilla desencadenaría con el paso de los años esta fiebre de la comida en miniatura.

Para probar esta primera Gilda no hay más que acercarse a la Calle Reyes Católicos donde encontraremos aún este emblemático bar Casa Valles.


Hoy en día la cosa ha cambiado un poco y es casi u ritual del que disfrutamos tanto los locales como los turistas y, es que, además de una forma de cenar o comer en un acto social divertido y dinámico que nos permite relacionarnos con facilidad.

Entrando en harina:

Ir de pintxos es coger en cada bar un pintxo y un pote o trago, habitualmente zurito o vino. Hay que elegir que bares visitar y que pintxo se va a probar. Por norma general no comemos más de un pintxo en un mismo lugar, así, entre zurito y zurito podemos andar un poco.

Con la afluencia turística, algunos bares han empezado a dar a los clientes un plato para que lo atiborren de "pinchos" y salgan ya cenados del primer bar al que entran. No digo que no se pueda hacer, pero esta no es la esencia de ir de pintxos. Esta es una costumbre "moderna" ideada para satisfacer la demanda de los turistas que al ver la barra repleta de comida no consiguen decidirse por ningún pintxo en concreto.

Pintxopote:

Hace unos años surgió una iniciativa de ofrecer un pack de pintxo y pote a un precio especial un día entre semana de 19:00 a 22:00 más o menos. Tras el éxito del pintxopote del barrio de Gros se extendió a otros barrios y otros pueblos, siendo el día más habitual para "pintxopotear" el jueves, aunque en barrios como el barrio de Egia se organice el viernes. Además viendo el tirón algunos bares también proponen ofertas de pintxopote algún otro día además del "oficial" teniendo bastante tirón por ejemplo el PizzaPote del Malandrino (Migel Imaz 4)

La oferta de pintxos en Pintxopote es variada en función del bar, en algunos establecimientos mantienen los pintxos de todos los días ofreciendolos, mientras que otros en cambio o bien tienen una oferta más reducida o directamente cambian toda la oferta con una calidad inferior.

El precio también puede variar, siendo por norma general de 2€ en Gros y de 1,5€ en Egia.

Ruta propuesta:Ruta Pintxopote de Gros


Gastropote:

Paralelamente, viendo que Donosti aceptaba muy bien la oferta pintxopotera, surgió otra iniciativa interesante. Dentro del mercado de San Martin, en el centro de Donosti se organiza también los Jueves de 19:00 a 22:00 el gastropote, evento que gira en torno a los potes y a los pintxos, pero en este caso se montan dos barras una en cada lado del mercado donde se ofrede el gastropote (pack pote y pintxo) y por otra parte los propios puestos del mercado los que preparan también ofrecen pintxos pero sin bebida. La otra diferencia significativa entre el pintxopote y el gastropote es que en el centro del mercado hay un grupo tocando en directo.

El precio de "un gastropote" en una de las barras es de 2,5€ mientras que un pintxo de un puesto del mercado puede ir de 1€ a 2,5€ (sin bebida)



 

Mapa de pintxos

Pintxos populares